Logo The Inker Blanco

Las 3 claves del tatuaje en el verano.

A pesar de ser el estudio de referencia en Torrevieja, lugar por antonomasia del playero en España, tenemos claro que la mejor opción no es tatuarse en verano. Por qué te lo vamos a definir más adelante y, a pesar de que no sea la mejor opción muchísima gente opta por este periodo del año para hacerlo.

clientes the inker recepcion

Las 3 claves del tatuaje en el verano.

1.- El calor hace que sudes más y por consiguiente corres más riesgo de infección.

No solo eso. En verano las infecciones cutáneas son mucho más probables que sucedan con lo que deberías tener esto muy en cuenta a la hora de hacerte un tatuaje. Por otro lado, es evidente que si eres meticuloso a la hora de curártelo y del contacto que puedas tener con la zona tatuada es mucho más cómoda la curación.

Ten siempre en cuenta que se trata de una herida, y como tal, debes prestarle el máximo de atención durante el periodo de verano por lo que comentamos anteriormente.

2.- Olvídate de playa y piscina.

Una vez que te hayas tatuado deberías evitar el contacto con cualquier zona proclive a bacterias y virus. Ni que decir tiene que la piscina es un área frecuentada por muchísima gente en estos periodos estivales y la probabilidad que tu tatuaje esté en una zona donde anteriormente alguien ha depositado bacterias es muy alta. Así mismo el agua de la piscina, como bien sabes, es agua tratada con cloro (en muchas de ellas). ¿No tenemos que decirte mucho al respecto de la curación de una herida con cloro verdad?

Respecto a la playa pasa más de lo mismo. La arena, las toallas, los bañadores, los roces…todos los elementos que componen un día de playa harán susceptible tu tatuaje de infecciones. El agua del mar, en contra de lo que mucha gente piensa, tiene bacterias que puede provocarte numerosos problemas a la hora de curarte tu tatuaje.

Hace unos años moría un hombre con algo más de 30, en el golfo de México tras infectarse con la bacteria Vibtio vulnificus, la vibriosis, por el tatuaje en la pierna que se había realizado. Tras sufrir una irritación y acudir al médico su muerte se produjo a la semana de haber contraído dicha bacteria que no causa más de cien muertes al año de manera habitual y que, desgraciadamente, afectó a este chico de manera grave.

3.- Si el sol (en exceso) es malo para la piel sana, imagínate con tatuajes recién hechos.

Todos sabemos los peligros que corremos al exponer nuestra piel al sol sin la protección adecuada. Máxime cuando se trata de los periodos de verano que tal fuerte pega. Cuando ponemos al sol nuestro tatuaje curado debemos hacerlo con la protección solar más alta que podamos conseguir con el fin de que no se degraden los colores y acabemos con un tatuaje malo en nuestra piel.

Recién realizado te recomendamos que no lo expongas bajo ningún concepto evitándolo por completo las dos primeras semanas. Nuestra piel no estará regenerada hasta pasadas siete semanas desde que nos lo hicimos y, por lo tanto, debemos evitar durante este periodo exponerlo de forma clara a los rayos solares.

– Ya llevas una idea inicial, pero lo importante es que te dejes aconsejar por los profesionales. Debes confiar en su criterio para decidir los detalles de tu nuevo tattoo. Por eso es importante acudir a un estudio que ya lleve años en el mercado y cuente con tatuadores de experiencia. Charla con ellos y te podrán aconsejar sobre qué tipo de tatuaje puede quedar mejor, en qué zona del cuerpo, e incluso realizar bocetos previos hasta dar con el diseño perfecto para ti.

 nes, descamaciones y tendremos un acabado perfecto en nuestro tattoo.

Si tienes cualquier duda o necesitas algún consejo sobre tu tatuaje recién hecho o que tienes pensado hacerte te esperamos encantados para contestártelas

¡TE ESPERAMOS!